Utilizamos cookies de terceros para analizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.
aceptar
CAMBIO NORMATIVO SOBRE EL USO DE LOS DESFIBRILADORES SEMIAUTOMÁTICOS
El día 7 de Octubre de 2014 se publicó en el Diario Oficial de La Generalitat, el Decreto 157/2014 de la Conselleria de Sanitat que, con respecto al uso de los Desfibriladores Automáticos (DEA), se concreta en el mantenimiento del registro autonómico de los DEAs y en la derogación del Decreto 220/2007 que regulaba la utilización de los mismos, la formación exigida y la autorización de los centros formativos para su utilización por personal no sanitario.

En dicho Decreto se indica que la normativa reguladora de base es el Real Decreto 365/2009, del Ministerio de Sanidad y Consumo que establece unas mínimas condiciones de seguridad para el uso de los DEAs, delegando (art. 6) en las Comunidades Autónomas, los conocimientos mínimos y básicos para su uso.

Por todo ello y, de acuerdo con el Documento de Consenso del Consejo Español de RCP del 11 de mayo de 2011 y actualizado el 26 de MArzo de 2012, desde IVAFER y SEMES-CV como asociaciones científicas dedicadas al fomento y promoción de la cultura de actuación en situaciones de emergencias recomendamos:

- Que toda persona que tenga conocimiento del uso del DEA y se encuentre ante una situación de parada cardiorrespiratoria, puede utilizarlo al tiempo que activa la cadena de emergencias llamando al 112.
- Aquellas personas que por su trabajo, sean primeros intervinientes ante una posible emergencia cardiovascular, deben tener conocimientos del uso del DEA y Reanimación Cardiopulmonar de Calidad y por tanto, las entidades responsables deben impulsar la formación.
- La formación deberá seguir las recomendaciones internacionales y estar acreditada por sociedades de reconocido prestigio científico en reanimación. Los programas formativos deben contener un módulo de Soporte Vital Básico, un módulo sobre el uso del DEA y un módulo práctico de al menos 3h con un reciclaje periódico al menos bianual.
- Desde las administraciones públicas se debería fomentar la implantación de los DEAs en lugares donde se produzcan grandes aglomeraciones públicas o un alto tránsito de personas. En los lugares donde se instale un DEA se debe contar con personal acreditado para el uso de este dispositivo.