Utilizamos cookies de terceros para analizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.
aceptar
Comentario
identificacion socios
Número de socio
identificacion invitados
Email
Contraseña
formulario invitación
Nombre
Apellidos
Centro de trabajo
Email
Contraseña (8 caracteres)
Probióticos y profilaxis de la diarrea por antibióticos. Pere Llorens. Hospital General de Alicante
Bradley C et al. Probiotics for the prevention of Clostridium difficile-associated diarrea: A systematic review and meta-analysis. Ann Intern Med 2012. (version online, consultado 12-12-2012.)

Hempel S et al. Probiotics for the prevention and treatment of antibiotic-associated diarrhea. A systematic review and meta-analysis . JAMA 2012; 307:1959-1969.
 
La diarrea por antibióticos ocurre según diferentes series entre 1 al 44 % de los pacientes tratados, y de ellos se considera como microorganismo etiológico al C. difficile en un 15-25 %  de todos estos casos.

Los probióticos se consideran micro-organismos vivos (por ej.: Lactobacilli spp, Saccharomyces spp, Bifidobacterium spp ) que suelen incluirse en la preparación de una amplia gama de productos, incluyendo alimentos, medicamentos, y suplementos dietéticos y que tienen beneficios probados para la salud .

Así, del primer estudio publicado de Bradley C et al en el Ann Intern Med en el 2012,  se desprende que el tratamiento con probióticos se asocia a un reducción de 75 % de la diarrea por C. difficile con preparados con mutiespecies y del 50 % con preparados con una única especie.

La profilaxis con estos probióticos se asocio a un riesgo relativo (RR) de 0.34 para la diarrea con C. difficile comparada con el grupo control (0.24-0.49, IC 95 %). En los que recibieron multiespecies se asocio a RR de 0.25 (0.15 a 0.41, IC 95 %) y para los que recibieron una sola especie se asocio a RR de 0.50 (0.29 a 0.84, IC 95 %)

El análisis realizado en diferentes subgrupos (adultos, niños, altas o bajas dosis de probióticos, diferentes tipos de especies) mostró la misma consistencia estadística.

Los efectos adversos fueron escasos y leves.

Los autores concluyen que por el bajos coste, pocos efectos secundarios y evidencia moderada a favor de los probióticos mostrada en el meta-analisis existen pocas razones para no emplearlo en pacientes que reciban antibióticos y tengan un apreciable riesgo para diarrea asociada a C. difficile.
 
El segundo articulo publicado por Hempel S. en el mismo año en el JAMA concluye que la administración de probióticos se asocia a una reducción de las diarreas asociados a antibióticos en general, con un RR de 0.58 (0.50 a 0.68, IC 95 %).
 
Comentarios finales:
-La aparición de la diarrea por antibióticos es relativamente frecuente.
-La intensidad de ésta varía, siendo en general leve, sin embargo en pacientes ancianos y/o comorbilidad y/o criterios de fragilidad su aparición podría empeorar su pronóstico.
- Desde mi punto de vista, el precio de estos productos no es despreciable (como ejemplos: Actimel® de Danone aproximadamente 0,50 euros cada frasco, el envase de marca blanca de supermercados de origen valenciano, entre 0.30-0.25 euros cada frasco, la Ultralevura con un precio aproximado 6.5 euros el envase de 20 comprimidos).
- Los efectos secundarios son despreciables o leves, pero debiendo evitar su administración en pacientes inmunodeprimidos.
-Con lo que probablemente estaría indicada su utilización en pacientes con antecedentes de diarrea por antibióticos o en pacientes ancianos frágiles que vayan a recibir terapia antibiótica y donde la aparición de la diarrea, podría tener consecuencias nefastas a nivel la morbimortalidad. Una pauta a utilizar, seria administrar altas dosis de probióticos, durante en tratamiento antibiótico y una semana después de finalizar con estos.